Economía Latinoamericana
Instituto de Predicción Económica
Centro de Estudios Economía de Madrid
Universidad Autonóma de Madrid
Universidad Rey Juan Carlos

Noticias relacionadas con la economia de Latinoamérica

Indicadores coyunturales de Latinoamérica Fecha Noticia: 12/04/2021

La transformación de la mayor cementera de A. Latina: del fracasado “Cemex Way” a la “Operación Resiliencia”

a llegada del COVID-19 castigó duramente a Cemex, hoy la quinta cementera más grande del mundo. El precio de su acción (NYSE: CX) caía en marzo de 2020 a su peor nivel desde octubre de 2011 (US$ 1,63). Los planes de desinversión y de reducción de deuda quedaban en pausa, ante el temor de que la compañía se tuviera que enfrentar a una crisis equiparable a la de 2008, cuando su acción cayó más del 55%, en el escenario de crisis inmobiliaria. Y lo peor: la pandemia echaba por tierra el gran esfuerzo de recuperar el grado de inversión a finales de 2020, el principal objetivo del año que pareciera escapar cada vez que la compañía se acerca a lograrlo.

Para enfrentarse a una situación que nadie comprendía en ese momento, Cemex se vio obligado a aumentar sus niveles de deuda, echando mano a las diferentes líneas de crédito existentes y a retrasar ciertos gastos de capital para mejorar su posición de liquidez.

Sin embargo, los pronósticos mejoraron unos días después: a pesar de la caída de doble dígito en las ventas del segundo trimestre, Cemex salió bien librada gracias al crecimiento sostenido de la construcción de vivienda en Estados Unidos, a que en México la venta de cemento al menudeo no se detuvo, y a que los proyectos del gobierno mexicano siguieron su marcha, a pesar de las medidas en contra del virus. En junio, la compañía ya había recuperado el volumen de ventas en estos dos países y en Europa.

A pesar de que la pandemia había reducido  US$ 200 millones del Ebitda en el segundo trimestre de 2020 con respecto al año anterior, la compañía reportó el mayor flujo de operación y flujo de efectivo libre desde 2016 en el siguiente trimestre. En el cuarto trimestre la compañía reportó un crecimiento en el Ebitda de 19%, a US$ 644 millones, frente al mismo periodo en 2019; unas ventas netas de US$ 3.537 millones, el resultado más alto para un cuarto trimestre desde 2014; y ganancias de US$ 70 millones, impulsadas principalmente por las ventas en Estados Unidos.

Los analistas coinciden en que los resultados del último semestre superaron las expectativas en cuanto a rentabilidad, y el mercado lo recibió de esa manera. El precio de las acciones de Cemex en Wall Street parece confirmar la buena salud de la compañía. En los primeros días de marzo cerró por encima de los US$ 7,00, un nivel que no se veía desde hace más de dos años. De la semana de miedo, un año atrás, cuando llegó la pandemia,  a hoy, la cementera ha cuadriplicado su valor bursátil.

“2020 ha sido uno de los años más retadores que hemos enfrentado, pero al mismo tiempo fue sobresaliente, poniendo a prueba la fuerza de Cemex y de varias de nuestras recientes iniciativas estratégicas”, explicó Fernando González, director general de la cementera mexicana durante la entrega de los resultados del cuarto trimestre. “Estoy orgulloso de nuestro desempeño, de la organización, y de cómo reaccionamos a la imprevista llegada del COVID-19 en 2020”.

La “Operación Resiliencia”, anunciada meses atrás por González, y que promete mejorar los flujos de operación en los próximos tres años, entre otros objetivos, parece estar dando resultados. “Operación Resiliencia sienta las bases de nuestro futuro. Le permite a Cemex optimizar su portafolio para un crecimiento rentable, mientras asegura su posición como una empresa líder de materiales pesados de construcción verticalmente integrada, con un enfoque en cuatro negocios principales: cemento, concreto, agregados y soluciones urbanas”, dice González a AméricaEconomía. “Finalmente, estoy seguro de que el círculo virtuoso de un mejor flujo de operación, mayor generación de flujo de efectivo libre y desinversiones de activos nos permitirán lograr nuestra estructura de capital de grado de inversión tan buscada”.

Para entender el éxito de las medidas urgentes que se tomaron a la llegada de la pandemia hay que comprender la transformación de la compañía basada en Monterrey, México, en las últimas dos décadas en las que parece haber aprendido de las crisis y haber aumentado su resiliencia.


El difícil regreso a la senda del crecimiento

Los últimos 12 años no han sido sencillos para Cemex. Durante años la compañía había crecido sostenidamente bajo un modelo que los catedráticos de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), Gustavo Vargas y Albino Luna, llamaron la “Cemex Way”, a través de una estrategia fundamentada en fusiones y adquisiciones y dos estrategias complementarias. “La primera consistió en la diversificación geográfica de sus activos en la producción de cemento, concreto y agregados en mercados nuevos y existentes. La segunda, en la integración vertical de las operaciones, mediante la adquisición o desarrollo complementario de activos a lo largo de la cadena de valor del cemento, desde la extracción de materia prima de minas hasta la comercialización”.

El Cemex Way, sin embargo, tenía una seria debilidad, según aseguraron Vargas y Luna en un estudio: el endeudamiento y la desconfianza que generaba cada una de sus nuevas adquisiciones. A pesar de esto, su fortaleza financiera y su continuo crecimiento le habían permitido conservar el grado de inversión emitido por las calificadoras de riesgo internacionales. Esto último les facilitaba el acceso a créditos internacionales en términos y condiciones muy favorables.

En 2007 compró al gigante australiano Rinker por un valor de US$ 15.300 millones. Una operación audaz bajo la dirección de Lorenzo Zambrano, su legendario presidente,  que convertía a la compañía en el líder global del sector, pero que traería unas consecuencias que la empresa aún está pagando. “Nuestra oferta presenta un sobreprecio atractivo para los accionistas de Rinker y es estratégica y financieramente apropiada para Cemex”, señalaba Zambrano en su momento. La decisión era sensata y meditada, y seguía el mismo camino exitoso que había tomado Cemex desde décadas atrás, según analistas de la casa de bolsa Vector y del grupo financiero Monex.

Pero llegó la crisis financiera y económica de 2008 y reventó la burbuja inmobiliaria en todo el mundo. La construcción se desplomó y, con ella, la demanda del cemento. Cemex pasó de tener una deuda de US$ 5.800 millones a una de US$ 19.853 millones, su nivel de apalancamiento subió de tres a nueve veces en un negocio a la baja. En 2009, las ventas netas disminuyeron 28% y el flujo de operación se redujo 35%, y el flujo de efectivo libre después de inversiones en activos fijos por mantenimiento cayó 53%.

La crisis apenas comenzaba para la compañía. Las calificadoras Fitch y Standard & Poor’s recortaron su grado de inversión a ‘B-’; de 2010 a 2013, las ventas netas anuales de Cemex a nivel mundial sufrieron otra caída de 30% y en 2014, Lorenzo Zambrano falleció inesperadamente cuando además se anunciaba la fusión de Holcim y Lafarge que permitía la creación de la mayor cementera del mundo, y a nivel local se anunciaba la llegada del multimillonario Carlos Slim (con la compañía Elementia) al negocio del cemento. El sector se reconfiguraba global y localmente.

El consejero Rogelio Zambrano asumió la presidencia de la empresa, mientras que Fernando González se convirtió en su director general, cargos que ocupaba Lorenzo Zambrano simultáneamente desde 1995.

La nueva dirección tomaría la difícil decisión de deshacerse de activos para reducir la deuda y recuperar la confianza de los inversionistas: vendió plantas y algunas operaciones en Europa, México y Estados Unidos. En 2015 anunció la venta de sus negocios en Austria y Hungría al grupo Rohrdorfer, en Croacia a Duna-Dráva Cement, además de activos en Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Serbia.

En 2017 Cemex reportó una utilidad neta de US$ 806 millones, la  mayor generada  desde 2007 y una reducción de su deuda de más de US$ 2.000 millones. La compañía dejó atrás las pérdidas gracias a “su capacidad para ajustar los precios al alza y compensar, en cierta medida, la ligera disminución en los volúmenes de cemento”, dice un comunicado de Standard & Poor’s. Ese mismo año, la compañía lanzó Cemex Ventures, la unidad de capital de riesgo para apoyar startups de construcción e impulsar la revolución de la industria de la construcción. “Una iniciativa que marca una nueva visión de la empresa, más moderna, un nuevo camino que todavía no muestra resultados relevantes, pero que habla de una Cemex con otra vocación más acorde con su tiempo”, dice Carlos Alarcón, analista independiente de tecnologías disruptivas.

Cemex volvió a reportar resultados financieros negativos en 2019, afectado principalmente por la debilidad en la economía y la caída en la industria de la construcción en México. Sin embargo, las expectativas de 2020 eran mucho mejores y estaban bien fundamentadas. “González y Zambrano han tomado buenas decisiones en la búsqueda de la recuperación de la compañía”, dice Jorge Plácido, exdirector de análisis bursátil de Vector Casa de Bolsa. “Cemex ha cumplido con sus metas financieras, a pesar de que los dos países que representan el 50% de las ventas, México y Estados Unidos, han tenido un desempeño menor al esperado a causa de los huracanes y los sismos que afectaron a sus plantas y a una menor inversión en infraestructura”.

Después de una década tortuosa la llegada de la pandemia ensombrecía una vez más la recuperación definitiva de la compañía. Pero los últimos acontecimientos han demostrado que la multilatina puede reaccionar rápido y que su historia la ha convertido, finalmente, en una compañía resiliente.

Más competencia

En los 12 años posteriores a la crisis de 2008, por otro lado, el sector cementero ha visto una reconfiguración que ha dificultado aún más la recuperación de Cemex.

“Desde los años 70 la competencia en la industria cementera mundial se ha basado en la expansión internacional, mediante la estrategia de fusiones y adquisiciones de empresas cementeras en mercados clave. Esto ha resultado en la concentración de la producción global en unas cuantas empresas trasnacionales”, explican Gustavo Vargas y Albino Luna en una publicación de la UNAM. Los planes de Cemex de hoy parecen ir en contravía con esa estrategia de negocios: desde hace años la compañía está concentrada en reducirse, mientras desinvierte y pierde puestos en el ránking mundial.

La multinacional de origen franco-suizo LafargeHolcim sigue siendo la cementera más grande del mundo, según los diferentes ránkings globales. Dos compañías chinas, Anhui Conch Cement y CNBM le siguen de cerca desde hace pocos años, cuando desplazaron a la alemana Heildelberg Cement y a Cemex, que ahora ocupa el puesto número cinco, tras haber llegado al tercer puesto antes de sus crisis.

México y Estados Unidos, por otro lado, se mantienen como los mercados más importantes para Cemex. La compañía es líder en su país donde tiene una participación del mercado del  46% (hace 20 años tenía más del 80%) seguido por Holcim Apasco (Lafarge) que tiene el 20%,  según datos de la de la Cámara Nacional del Cemento (Canacem). La promesa de Elementia, Cementos Fortaleza, la compañía de Slim, no ha estado a la altura de las expectativas y su participación no pasa del 8%.

“Concentrarse en estos dos mercados ha sido importantísimo para que la empresa haya podido levantar cabeza en estos tiempos de incertidumbre”, dice Brian Rodríguez, analista financiero de Monex Grupo Financiero.

Cemex resiste

En su país natal, la participación en las grandes obras del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha tenido mucho que ver en el buen desempeño de los últimos meses de Cemex.

“Participamos de una manera significativa en los grandes proyectos del gobierno de López Obrador, como la refinería Dos Bocas, Aeropuerto de Santa Lucía y Tren Maya”, dice Fernando González. Estas obras bandera del gobierno de López Obrador no se han detenido durante los meses de pandemia. Otras obras públicas no tan mencionadas en las que participa la empresa son las carreteras federales, programas de autoconstrucción impulsados por la Secretaria de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu), y la reconstrucción o remozamiento de escuelas y hospitales, que también han ayudado al buen ejercicio de sus números en 2020.

“La cementera ha reformulado su plan de negocios a partir de las circunstancias y lo ha hecho con rapidez”, dice Brian Rodríguez, de Monex, al referirse a otra de las decisiones de la compañía. “Decidió concentrarse en Estados Unidos y Europa, donde los grandes estímulos fiscales para enfrentar la pandemia han creado una gran oportunidad de crecimiento, en especial en las ciudades de alto crecimiento, que demandan productos de construcción, servicios de manejo de residuos, logística y transporte”. El sistema de distribución de agregados en Los Angeles, los Páneles 2D prefabricados e integrados en Madrid, la fábrica de durmientes para ferrocarril en Londres, y los hospitales modulares móviles que se emplearon para atender a pacientes de COVID-19 en diferentes ciudades son algunos de los ejemplos más dicientes.

La expectativa de Cemex es que el mejor periodo de crecimiento en el mediano plazo sea en los mercados que recibieron apoyos fiscales y monetarios de los gobiernos, y que tienen una liquidez sin precedentes. “Prevemos un ajuste de nuestra exposición a los mercados emergentes –en el sentido de una menor exposición–. Vamos a capitalizar esa oportunidad tanto como sea posible”, dice González

En octubre de 2020 se presentó la “Operación Resiliencia” ante varios analistas del sector. El plan estratégico pretende alcanzar un margen de Ebitda mayor o igual al 20% para 2023, hacer desinversiones estratégicas y reinversiones, lograr un apalancamiento neto menor o igual a tres veces el Ebitda para el mismo año y un 35% ciento de reducción de emisiones netas de CO2 para 2030.

Por lo pronto, la compañía cerró 2020 con US$ 2.460 millones en Ebitda, 3% más en comparación con 2019. Las ventas netas aumentaron en 1%, a pesar de las circunstancias,  para alcanzar un total de US$ 12.970 millones.

Nada mal para un año tan complejo. “Nuestro programa Operación Resiliencia contribuyó de manera importante, al generar ahorros por US$ 280 millones en costos y eficiencias operativas, siendo el año con el menor porcentaje en la historia de gastos de operación sobre ventas, evidenciando que estamos logrando ser aún más eficientes en nuestra gestión”, dijo González.

El plan de desinversiones en Reino Unido se cerró en agosto de 2020, con la venta de activos a Breedon Group y otras siguen su curso después de la pausa obligada por la pandemia. “Estos movimientos le dan flexibilidad financiera a la compañía y tienen como consecuencia una mayor liquidez”, dice Brian Rodríguez.

“Es positiva la definición de una estrategia para enfrentar la coyuntura y sentar las bases para el crecimiento. No obstante, continúa la incertidumbre por la desaceleración económica global, lo que podría afectar la demanda de volúmenes”, dice José Espitia, director de análisis bursátil de Banorte.


¿Crecimiento en V?

Cemex arrancó 2021 anunciando una emisión de notas senior garantizadas por US$ 1.000 millones. Días después anunció la emisión de otra por US$ 750 millones. Y los mercados no tardaron en reaccionar de manera favorable a los movimientos de la compañía. “Es una práctica de reestructuración de deuda de corto plazo para trasladarla a un plazo mayor, de cara a un proceso de recuperación de la economía y del sector con una reducción de tasa. Es una buena señal sobre la estrategia de Cemex este año y de las sinergias”, dice Brian Rodríguez.

La cementera considera que la recuperación en los volúmenes de cemento y agregados será en forma de V, acompañada con el aumento en los precios de cemento, agregados y concreto, a pesar de las condiciones desfavorables por el COVID-19  en algunos mercados donde la construcción todavía no se levanta. La casa de Bolsa Monex coincide. “Hacia el futuro, consideramos que la emisora mantendrá una favorable recuperación en ‘V’ y, además, las sinergias a nivel de costo le permitirán mantener una eficiente perspectiva a nivel de márgenes; un desempeño por encima de nuestras expectativas pasadas”.

2021 también arrancó con mayores volúmenes de ventas en México y Europa, Medio Oriente, África y Asia, ante una mayor demanda y precios más altos en moneda local en la mayoría de las regiones. También se espera que el fuerte crecimiento residencial y las nuevas exigencias de una infraestructura resiliente en Estados Unidos continúe impulsado por una fuerte aceleración del gasto público, que seguramente beneficiará a la multinacional mexicana. “En el caso de México también se espera que la participación de Cemex en las grandes obras continúe y seguramente se refuerce ante un programa agresivo de infraestructura después de la pandemia”, dice Brian Rodríguez.

La victoria de Biden y el control que ahora ejercen los demócratas sobre el senado están ayudando a pavimentar la recuperación de Cemex, aseguran muchos analistas. “Seguramente ayudará a agilizar el programa de infraestructura como el que Joe Biden propuso en la campaña”, dice Rodríguez.

“Cemex tiene el objetivo de reducir a menos tres veces su apalancamiento neto para 2023, pero no necesariamente implica que recuperará el grado de inversión de manera automática, aunque incrementa mucho más las posibilidades”, comentó Fernando Bolaños, director de valuación de portafolios en Responsible Research. En los resultados del cuarto trimestre Cemex anunció una reducción en su nivel de apalancamiento, al bajar su índice de deuda fondeada consolidada/Ebitda de 4,27 veces a 4,07 veces.

Las sombras parecen disiparse para el futuro de Cemex en los últimos meses, mientras la empresa se transforma.

Hace unos días se anunció que las operaciones de Cemex en Estados Unidos recibirán apoyo financiero del Departamento de Energía de ese país para investigar y desarrollar tecnología de captura de carbono y generar concreto de cero emisiones. “Iniciativas como Cemex Ventures y el Concreto Cero Emisiones han tomado un protagonismo inédito. Son iniciativas donde la tecnología es el principal componente y que están tomando más fuerza dentro de la compañía que parece estar dándose cuenta de que el mundo será otro después de la pandemia”, dice el analista Carlos Alarcón.  “Los números que representan estas iniciativas no son significativas, pero sí indican hacia dónde va la compañía regiomontana”.

“En 2020 anunciamos un proyecto junto con la compañía suiza Synhelion, con el objetivo de reducir la huella de carbono de nuestras emisiones mediante el uso de energía solar y través de Cemex Ventures se realizó un acuerdo con la firma Carbon Clean, para desarrollar una solución verdaderamente costeable de captura de carbono para toda la industria del cemento”, explicó Fernando González, director general de Cemex, hace unos días en la entrega de resultados del cuarto trimestre de 2020.

El 28% del consumo energético de la empresa ya proviene de fuentes renovables.  Cemex tiene el objetivo de proveer concreto neutro en emisiones de carbono para 2050, una exigencia en la mayoría de los mercados donde está presente y de sus acuerdos bancarios.
Una nueva Cemex

“En Cemex logramos responder con prontitud y eficacia al enorme reto que significó el surgimiento de la pandemia a principios del año pasado, en buena medida porque, anticipadamente, fuimos construyendo bases sólidas sobre las que logramos implementar nuestras múltiples acciones e iniciativas”, dice Fernando González. La nueva Cemex pretende recuperar el grado de inversión dentro de poco tiempo y pretende hacerlo desde un nuevo enfoque. En la última entrega de resultados, González le dio un espacio especial a Cemex Go, una nueva plataforma digital para sus clientes por donde se procesan ya más de la mitad de sus ventas en Estados Unidos y en México. “Brinda a los clientes una experiencia óptima para realizar pedidos, rastrear órdenes en tiempo real y administrar facturas y pagos de los principales productos de la compañía”, indica un comunicado de la empresa.

El plan de desinversiones sigue su curso con el  anuncio de una importante venta de activos en Francia a LafargeHolcim y otra en España. Simultáneamente se anunció la compra de una empresa de concreto en San Antonio Texas y la ampliación de operaciones en República Dominicana, en la búsqueda por reasignar los esfuerzos de la compañía en sus mercados clave.

Hace unos días Cemex anunció que propondrá a sus accionistas un programa de recompra de títulos por hasta US$ 500 millones para el resto de 2021, además de una propuesta para disminuir el capital social, a través de la cancelación de papeles. En 2020 ya se había hecho algo parecido cuando se llevó a cabo una recompra de US$ 83 millones con el propósito de dar mayor valor a los inversionistas.

Soluciones Urbanas es otra de las iniciativas en las que más confía Cemex para los próximos tres años y forma parte de la Operación Resiliencia y de una nueva estrategia de negocios.  “Al concentrarnos en atender la creciente demanda que se origina en las grandes metrópolis, mediante una integración vertical, ofrecemos soluciones innovadoras que van desde proveer productos especializados de construcción, hasta contribuir activamente al desarrollo de economías circulares”, dice González.

2021 parece ser un año definitivo para que Cemex pueda confirmar que su reinvención la ha hecho inmune a los estragos del COVID-19 y demostrar que por fin ha podido huir de la crisis de 2008 que tanto la afectó.

Fuente: América economía

Últimas noticias de economía de LATINOAMÉRICA

1  14/05/2021 - Las marcas chinas que acechan el mercado latinoamericano Fuente: América economía

2  13/05/2021 - Remesas hacia América Latina crecieron 6,5% en 2020 pese a la pandemia Fuente: El Nacional (Venezuela)

3  12/05/2021 - La gestión inclusiva de residuos contribuye al desarrollo económico de Latinoamérica y el Caribe Fuente: Gestión (Perú)

4  11/05/2021 - Inflación acelerada plantea dilema a bancos centrales de A. Latina Fuente: Latinforme (Latinoamérica)

5  10/05/2021 - El 16% de la fuerza laboral latinoamericana tenía un empleo digitalizado en 2019 Fuente: Ansalatina.com - Portal Latinoamericano de la Agencia ANSA

Más Noticias >>

LATINOAMÉRICA

Equipo Colaborador


Instituto Predicción Económica L.R. Klein
Universidad Autónoma de Madrid

Ver Equipo Ir a su Página web

 
 

Más Información


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. OK | Más información