Economía Latinoamericana
Instituto de Predicción Económica
Centro de Estudios Economía de Madrid
Universidad Autonóma de Madrid
Universidad Rey Juan Carlos

Noticias relacionadas con la economia de Latinoamérica

Indicadores coyunturales de Latinoamérica Fecha Noticia: 16/11/2020

El nearshoring hacia Latinoamérica no está garantizado

Una de las grandes apuestas de Latinoamérica es capitalizar la tensión entre EE. UU. y China y atraer parte de las empresas que salgan de Asia y decidan relocalizarse. No obstante, según Axel Christensen, director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock, este nearshoring no está garantizado, sino que los países se lo tendrán que ganar adaptando sus economía.

¿Qué se puede esperar en los mercados con Joe Biden?

La reacción no es solo por el resultado, que no les encanta, y por tener más certeza, hay que interpretar que ven un gobierno que probablemente enfrentará un Congreso dividido. Biden llega con un plan económico que no gusta a muchas empresas por las subidas de impuestos y otras medidas no tan amigables con el mercado, por lo que una oposición republicana en el Senado reduce las opciones de que las ejecute y que el gasto de estímulo sea menor.

Aunque, por supuesto, ven aspectos positivos, como el plan de inversión pública con énfasis en infraestructura, y la política comercial, que volvería a ser más predecible y multilateral. Pero creo que pronto e foco del mercado volverá a la pandemia.

¿Cómo creen que será la relación de EE. UU. con China?

Va a seguir siendo la de dos potencias que se miran con recelo como adversarios en lo económico y en lo político, pero más predecible. No es que Biden vaya a ser más generoso o conciliador, pero sí se ajustará a las reglas de juego, si aplica aranceles, lo hará porque hay razones para ello.

¿Latinoamérica se beneficiará con un gobierno demócrata?

Es difícil saber, pues en la campaña nunca se presentó un plan para Latinoamérica. Leyendo entre líneas se pueden ver elementos positivos, pues un mayor estímulo fiscal tiene consecuencias positivas para varias industrias de la región, y planes como el de infraestructura puede generar una gran demanda de materias primas como cobre, litio, hierro o cemento, entre otros. Y si EE. UU. crece más, eso es beneficioso.

Otro impacto positivo es la predictibilidad en el comercio, y aunque es poco probable que Biden sea activo en nuevos TLC, puede dar un impulso en las estrategias de nearshoring, especialmente para los trabajos de ingresos más bajos que no lleguen a EE. UU. También puede forzar un cambio en el modelo económico de China hacia el consumo interno y no la exportación, que beneficiaría a América Latina, y también la formalización de migrantes puede generar unas mayores remesas.

¿Qué efecto podría tener en el precio del petróleo?

Puede ser a largo plazo si se llegan a reducir subsidios de actividades de combustibles fósiles en Estados Unidos como fracking o carbón, lo que puede ser una buena noticia para la industria petrolera de Latinoamérica, para atender una menor producción.

¿Cómo capitalizar la región la tensión entre EE. UU. y China?

México lo viene haciendo desde hace mucho, pero se puede extender a toda la región. El reto es qué tipo de oportunidades se quieren aprovechar, pues China ya no es un mercado de bajos salarios. Si se quiere atraer las industrias de ese país, hay que nivelar la capacidad tecnológica, tener una fuerza laboral más especializada, mejor calidad de la educación y estabilidad macroeconómica.

Es decir, que EE. UU. quiera distanciarse de China no garantiza que esas empresas lleguen a Latinoamérica. Las oportunidades están, pero será para los países que estén mejor preparados. Esto requerirá mucha guía y coordinación publico-privada para que el nearshoring sea efectivo.

¿Qué perspectivas tiene para América Latina tras la crisis?

Tiene grandes oportunidades, lo que unido a la vacuna, permite mirar con mejores perspectivas a una situación que es muy frágil, pues el golpe ha sido particularmente duro por cómo entró a la crisis, su industrialización y su capacidad para ejecutar estímulos.

Pero también hay grandes desafíos, pues muchos países tienen graves problemas estructurales, niveles de inversión muy bajos y gran dependencia de las materias primas, y hasta que no se solucione eso, puede haber repuntes, pero su economía pronto volverá a crecimiento poco satisfactorio.

El reto es reconstruir la economía con las ventajas competitivas que se tengan, pero también con inversión en capacidades más alineadas con la digitalización, lo cual no es nada sencillo, pues requiere gasto y estabilidad, y no mirar solo para el corto plazo. La pandemia hace que Latinoamérica esté ante la posibilidad de reformatear su motor económico.

¿Qué cambios son la prioridad?

Es clave actualizarse, pues la pandemia ha puesto de relieve muchas falencias, como en los sistemas sanitarios y en telecomunicaciones, las cuales también han generado una alta inequidad.

Ni el sector público ni el privado por separado lo pueden hacer, es demasiado dinero, por lo que se necesitará mucho trabajo conjunto, no se trata de más Estado o más mercado, sino de buscar la alianza. Y junto con esto, se abre la posibilidad de que la reactivación sea verde, que a países como Colombia esto le puede traer mejores trabajos y formalización.

¿Las inversiones sostenibles en los mercados son el futuro?

Los bonos verdes y azules ayudan mucho para dar visibilidad a estas inversiones y crear conciencia, pero ojalá en el futuro estos no existan, sino que todas las decisiones de inversión se consideren con elementos de sustentabilidad y responsabilidad social. Lo peor que puede pasar es que esto se quede tan solo en una moda.

¿Ve posible una ola de bajadas de calificación en la región?

Ciertamente nos preocupa, aunque es entendible con lo que está ocurriendo y se puede ver la pérdida de grados de inversión.

Dicho eso, la vida no se acaba después de perder el grado de inversión, pues hay un mercado grande y estamos en un momento de bajas tasas que aseguran una gran demanda para bonos de países de la región, como ha ocurrido con Brasil, que ha seguido financiándose no mucho más caro que Colombia, por ejemplo. Tendría un costo, pero menor al que sería en época de normalidad.

¿Cómo ven a Colombia?

Colombia le destinó menos estímulo con respecto al PIB, está en un rango medio, pero tiene su explicación: una es que el país entró mejor que otros a la crisis, pero también que tenía menos espacio que Perú o Chile para hacerlo.

En Colombia hay elementos favorables, como su tamaño y el potencial para crecer en varias industrias, pero preocupa la dependencia de ingresos de los commodities, industrias que aún tiene muchos nubarrones, y también incertidumbres a largo plazo como los esfuerzos de reorientar la inversión a la generación de energías limpias y vehículos eléctricos, así como cuánto puede tardar la recuperación en regiones con menores rentas.

Fuente: Portafolio (Colombia)

Últimas noticias de economía de LATINOAMÉRICA

1  27/11/2020 - Multilatinas y la reactivación: se necesita una mentalidad de crecimiento resiliente Fuente: América economía

2  26/11/2020 - La Cepal pide la cooperación del Fondo Monetario Internacional y el G20 para que América Latina crezca un 4 % anual Fuente: 180 (Uruguay)

3  25/11/2020 - El comercio con Latinoamérica se hunde tras años de crecimiento Fuente: Latinforme (Latinoamérica)

4  24/11/2020 - Claves económicas que marcarán la semana en Latinoamérica Fuente: Diario Libre (República Dominicana)

5  23/11/2020 - Seis motores económicos con mayor potencial para empujar la recuperación de América Latina Fuente: El Economista (México)

Más Noticias >>

LATINOAMÉRICA

Equipo Colaborador


Instituto Predicción Económica L.R. Klein
Universidad Autónoma de Madrid

Ver Equipo Ir a su Página web

 
 

Más Información


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. OK | Más información